28 de febrero de 2014

A propósito de 'Rouge' I

Esta reflexión en torno a 'Rouge' llegó a mi correo electrónico hace unos días y, después de pedir permiso a su autor, Alexis Diaz Garduño, he decidido compartirla con vosotros, porque hay cosas que no deben quedarse en la oscuridad de una pantalla de ordenador, sino que deben ver la luz, deben gritar. 



Así pues, a mí sólo me queda copiar y pegar: 


"Buenas Pilar, siento la tardanza en mandarte este mail pero esta semana he estado a tope y quería buscar el momento preciso para escribirte. Pues bueno, me presento como admirador ‘Believer’ de tu libro. Rouge ha sido un antes y un después en mí, te soy totalmente sincero. Quizás sea por el momento de cambios en el que estoy ahora o bien haya sido la chispa que ha detonado todos estos cambios, pero sabes que algo te ha marcado cuando te crea la duda y te plantea una reflexión que puede hacer desmoronar todo tu mundo, y esto lo has conseguido con Rouge. Ya te digo, quizás sea por el momento o el libro lo haya generado, pero gracias. 

A todo esto soy un chico, de 22 añitos, de Santa Coloma, la periferia de Barcelona, que por twitter acabo en tu perfil gracias a un retweet de blackie books y cuando leí esa descripción en la que ponía que considerabas el porno poesía, sabía que había algo de especial en ti. Y fue a raíz de cotillear tu perfil y ver uno de tus poemas cuando me obsesione por el libro y tuve que pedirlo a Madrid, ya sabes parte de la historia... Y bueno... creo que la parte que viene luego no se puede explicar la verdad. Tuve que releerlo para darme cuenta de que había penetrado en mí. Aparte de todo lo que te comente, de esa sensibilidad y esa belleza en las cosas más salvajes, duras o sucias, me encantaba tu manera de contar la historia, de no caer en los tópicos y con un vocabulario y una forma 'vulgar' puedes describir esa realidad que hace que se te mueva algo dentro de ti. Creo que comparo tu manera de escribir con las canciones de amor de Damien Rice, es lo que es, la pura realidad. Podría estar horas comentado algún que otro poema pero... no acabaría este mail, enserio, cada punto y final marcaba un directo a mi cabeza. Gracias a ti también he vuelto a creer en la palabra, en la literatura, el poder de la escritura y a Ray Loriga. Estoy buscando 'Héroes' encarecidamente. Así que el gracias del principio se queda muy corto.

Por otra parte, esta obsesión, llevo al debate. Ese fin de semana tenía amigos en casa para comer y cenar y la sobremesa dejo paso a recitar poemas y debatir sobre ellos, un rollo el club de los poetas muertos la verdad jajajajaja y bueno... creo que me preocupó que me dijeran que era un libro muy derrotista o con un enfoque muy femenino, pero tengo que confesarte que les encanto la verdad. Tu libro ha sido una de esas piezas que guardas en tu cajón personal y en cierta medida tengo pendiente hacer algo con él, se lo debo. Yo soy diseñador gráfico y siempre tengo proyectos en mente y realmente quiero dedicarle uno a tu libro. 
Realmente, si lo hago, será por mí, te debo una a ti y a tu libro. Supongo que soy un entusiasta por creer que esto que me ha pasado a mi tiene o debe pasarle a más gente. Así que me encantaría hacer algo con tu libro que pudiera ir a más, tiene mucho potencial!

En fin Pilar, soy Alexis, un fan incondicional de Rouge, que espera tu próximo libro con muchas ganas :)

Un saludo con mucho cariño desde Barcelona,

Alexis."

Gracias, Alexis.  

22 de febrero de 2014

No sé si lloro para no morirme de pena o para que la soledad no me mate. Si lloro por inercia o porque eso es lo que se hace aquí. En medio de la paz de tus huesos que gritan, tan aterrados como yo. Si lloro para calentar estos ojos que no volverán a verte. Todo es irreal, excepto que no estás. Y que tus huesos chirrían en mis oídos hasta hacerme daño.


Soy demasiado joven para escribir esquelas, para husmear debajo de las tumbas que me congelan las manos. Y estoy muerta, pero tengo frío. 

12 de febrero de 2014

Ellos, los otros, tan distantes, tan inalcanzables, tan traje y corbata, tan sobreactuados. Son ellos los que nos manejan, los que nos azotan, los que nos violan, a cambio de un trozo de pan y un pozo de agua potable. Son ellos, los otros, los que no leyeron a Víctor Hugo ni saben de qué va eso de la poesía. Su dios es extraño. El nuestro, Tyler Durden. Son ellos, tan cariñosos en sus jaulas, tan despiadados. Son leones. Los otros, los que nos torturan, nos suicidan, nos ahogan. Tan macabros. Y, nosotros, tan masoquistas. Un par de ceros a fin de mes, con suerte tres. Juventudes vendidas al diablo, tiradas al retrete, esparcidas por suelos de moqueta que envenenan sueños. Son ellos, los otros, tan raros, son ellos los que han matado los hijos que no tendremos. 

8 de febrero de 2014


Podría adornar tus recuerdos, ordenarlos por colores o por orden alfabético como los libros que me enseñaron todo lo que no sé. Como una manera de defenderme de mí misma, torturándome. Para que duela y estar viva.


En la cama mojada se diluyeron todos esos versos terribles que ya no iba a necesitar. Y ahora, ni siquiera eso, ni siquiera poesía. Ni siquiera vida. Ni siquiera nada. Para siempre resultó ser otra mentira y nunca una posibilidad. 

5 de febrero de 2014

Es como si me hubiera quedado sin nada. Nada que decir, nada que escribir, nada que sentir, nada en el estómago, nada encima de las costillas ni alrededor de las muñecas.

Nada.

Vacío.


Ni siquiera muerte, que vino tan pronto y tenía tus ojos.