17 de enero de 2014

Un momento congelado en el estómago.
En el estómago vacío. En el vacío del estómago, 
vacío de palabras,
de jugos, de animales, de deseo.
Ni fuerza para vomitar las imperfecciones.
Ni nada.

Como tener el corazón entre las manos y que la sangre se deslizase por mis brazos.
Como un siniestro sacrificio. 

1 comentario: