28 de noviembre de 2013

Y no es tanta la soledad si todavía puedo masturbarme con tus recuerdos. Tocarme y sentir que siento, que mi espalda se arquea, que tengo saliva, dedos, dientes, que mi cabeza puede volar antes de caer en esta cama que es un solar de gemidos vacíos. Que mi cuerpo todavía es aunque mi alma muriese contigo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario