22 de octubre de 2013

Tiendo la ropa en un cuarto gris teñido de rosa. Huele a suavizante. A humedad. A una mezcla de tú y yo cuando éramos tú y yo. Los cristales están empapados, fríos. Me hipnotizan. Es como si estuvieras bailando a mi alrededor. Pero no cabes. Te quiero (aquí). Cerca. Dentro. Que vuelvas a ser lluvia. Y me mojes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario