21 de octubre de 2013

No es fácil caminar bajo las farolas naranjas de esta ciudad. Ni de ninguna otra. Leer los periódicos. O mirar al cielo buscando aquello que se esconde en las alcantarillas llenas de barro y orines. No es fácil hacerte el amor estrellándome en tu sexo. Ni el sexo con amor. No hay brújula que me coloque en el sitio adecuado. Y ya no hay tiempo. 

1 comentario:

  1. y resulta la mayor pérdida... porque finalmente, siempre hay tiempo.

    ResponderEliminar