3 de junio de 2013

Madame Bovary soy yo. O no. A la mierda la literatura. Quizá, simplemente, soy una sádica y me gusta jugar contigo. Y con él. Y con él. Y fantaseo con jugar con ella, pero es más lista que tú y no me deja. El amor no es amor. El amor es sexo. Y el porno poesía.  


Y todavía, después de todo, después de tantos nombres con la inicial en minúscula, no sé a qué saben sus pieles o porqué duele tanto el amor. Lo único que sé es que ahí fuera hay mujeres limpiándose lágrimas de semen y hombres intentando que sus manos dejen de oler como Emma Rouault. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario