28 de mayo de 2013

Una feliz normal

Yo sólo quería ser una feliz normal. Ver la tele por las noches, un trabajo de ocho a tres, manicura francesa, depilación láser, las mechas en su sitio, un Polo en el taller, fotos de familia en el salón, comida con mis padres los domingos y una parejita de sobrinos a los que malcriar. Yo sólo quería ser una feliz normal. Respetar al prójimo, votar cada cuatro años como Dios manda, tener un amor codependiente con final de cuento de hadas. La hipoteca, la valla, los niños, el perro más listo que el hambre y más bonito que ninguno. Yo sólo quería ser una feliz normal. Y sentir a April Wheeler como a una extraña o, mejor todavía, no haber tenido nunca ni puta idea de quién es señora ni el maldito Richard Yates. Y no hay días en rojo. Y no hay tregua. Y ya ni siquiera existe Nueva York. Sólo aburrimiento resbalando por mis sienes. 

Pero yo, yo te juro que sólo quería ser una feliz normal. 

2 comentarios:

  1. Por tus sienes......, no puede resbalar el aburrimiento, por tus sienes se descuelga April...

    ResponderEliminar
  2. Javier,desde el cariño, no te conozco, ni a Pilar tampoco, pero deja de decir chorradas!.

    Total que llevo meses sin ver una peli, y me hoy tocó Revolutionary road, es que estaba con el PADRE haciendo la declaración de la Renta y tenía que descansar. Y como me ha encantado pues me digo, vamos al interné a ver qué comenta la peña. Y me encuentro este bló. Jodé Pilar, si firmas con nombres y apellidos: semen, lágrimas, el escote de la(s) foto(s),- he ampliado la foto, pareces mona. Emulando a la Patricia Echevarria? provocadora?

    el caso es que una vez leí que los libros de autoayuda están bien, el problema es que la gente los lee, los recomienda, los subraya, y luego no los aplica: Pliar, que no te pase eso!

    saludos

    Pe

    PD a mí una vez me alquiló un piso en BCN una señora como la de le peli. ay que gracia !

    ResponderEliminar