20 de mayo de 2013

Que no entiende nada


Vivo en el vacío. En el abismo  claustrofóbico de un castillo con las persianas cerradas de par en par. Ojalá me ahogue. Víctima y culpable de ausencia de luz. Injusta. Masoca cuando leo cada noche, antes de intentar dormir, sintiéndome niña. Aferrada a un oso amarillo de peluche que sólo palpita en un universo donde los unicornios buscan refugio bajo la lámpara del salón. Imaginación impostora que pone perdido de rímel el único objeto que conservo de antes de cruzar la línea. Desprecio hacia la mujer que no es quien quiere ser. Una mentirosa que juega a ser la reina de hielo mientras se muere de calor. Y una perra canela que no entiende nada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario