16 de mayo de 2013

Infinito sin ti


Ya no sé escribir. Quizá no haya sabido nunca. Se me atragantan las letras de tu nombre. Las frases que no compongo porque la añoranza no se describe. Duele. Y duele. Duele como este sentirme sola que llevo pegado en la frente. Duele como este no servir para nada excepto para echarte de menos. Duele como este jueves reconvertido en domingo por la tarde. Como este eterno domingo por la tarde con la coleta despeinada y el flequillo medio rizado. Lo peor de un domingo por la tarde es que al día siguiente sea domingo por la tarde. Sin siquiera una semana de tregua de labios rojos y mirada tirante. Y la coleta seguirá despeinada. Como la autoestima cercenada por este domingo infinito. Infinito sin ti. 

2 comentarios:

  1. Tener entre manos la sombra de la escritura, como sombra de la ausencia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero siempre la escritura ahí, acechando y esperando. Un beso.

      Eliminar