8 de abril de 2013

Mi cicatriz

Noto el calor de la sangre 
que brota 
en las cicatrices. 

Empapa mis pies, 
tan pequeños. 
Y las manos de lija. 
Y el sexo. 
Rojo y rosa. 

Carne.

Muere al contacto del suelo gris 
y sucio 
que me apoya. 

Deja de pertenecerme. 

Y se esfuma. 

Ya no es yo. 

Ya no soy.

Soy mi cicatriz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario